Carlos Alberto Cuenca Espinoza

Los pacientes ancianos débiles, muy dependientes de la ayuda de otros, muy enfermos o en recuperación de una enfermedad, suelen ser incapaces de alimentarse por sí solos. Se sugieren algunas maneras:

-      Liberar el ambiente de malos olores, dejarlo limpio y acondicionado, con una temperatura y ventilación adecuadas.

-      Colocar al adulto mayor en posición recta y cómoda. Las posiciones inclinadas interfieren con la masticación y la deglución.

-      Antes de alimentar, comprobar la capacidad de deglución del paciente. No intente nunca alimentar a un paciente que no puede tragar.

-      Siéntese junto a él o ella, haga que éste mire hacia adelante e introduzca la comida directamente en la boca. Es difícil para un paciente tragar con la cabeza girada a 45 grados.

-      Compruebe la temperatura de la comida, poniendo una gota en el dorso de la muñeca. No se debe permitir que los pacientes tomen sopa, café u otros alimentos calientes y se quemen.

-      Empiece proporcionando líquidos o sopas, presentados en un recipiente con tapadera.

-      Identifique cada alimento a darles.

-      Pídale que huela la comida, para promover los reflejos de masticación e insalivación.

-      No mezcle mucho las comidas.

-      Dele tiempo para comer despacio, permitiendo que pueda masticar y tragar los pedazos.

-      Seque la boca sin frotar, el frotamiento induce el reflejo de abrir la boca, lo que hace más difícil la deglución.

-      Haga que use el labio superior (no los dientes) para rebañar la comida del cubierto; el rebañar con los dientes estimula el reflejo de morder, que interfiere con el de masticar.

-      Coloque la comida claramente dentro de la boca, para evitar que empuje con la lengua, lo que sacaría la comida de la boca.

-      Mantenga húmeda la comida. En los pacientes ancianos la salivación suele reducirse. La falta de fluidos hace la masticación y la deglución más difíciles. Dé sorbitos de fluido con frecuencia durante la comida.

-      Si tiene un lado del cuerpo paralizado, coloque la comida en el lado no paralizado.

-      Observe que es lo más fácil de masticar y tragar para al paciente.

-      Favorezca el que piense en tragar, si eso le resulta difícil, repita la palabra tragar. Apretar ligeramente la barbilla mientras el paciente traga, esto puede ayudar a evitar que los fluidos se salgan de la boca.

-      Entienda y acepte los sentimientos de frustración, enfado y vergüenza.